Guillermo Lorca

Los retratos que Guillermo Lorca pintó para la estación Baquedano del metro de Santiago son sobrecogedores. Igual que el resto de su obra, estos se inscriben dentro de la pintura figurativa, y ha sido clasificado como realista e hiperrealista, aunque él sostiene que no le interesa que su trabajo parezca una foto. “Lo que a mí me interesa es el contenido de la escena, el relato que se arma y que ese relato surja de la potencia de la pintura como ejercicio y lenguaje”, declaró en una entrevista.

Sus obras, casi siempre de gran formato, están inspiradas en lo onírico y tratan temas como la violencia, la sensualidad, la inocencia y la niñez.

Mis favoritos AGREGAR A MIS FAVORITOS
Menu cerrar
DIRECTORIO
Tiendas Servicios Artes
Mis favoritos Mis favoritos