20 de octubre, 2020
Tendencia imagen
LA MEJOR BIENVENIDA
¿Alguna vez pensaste en cambiar el color de tu puerta de entrada?

Por. Andrea Benkö

Hablar de la fachada de tu casa no es solo preocuparse de los adoquines, cerámicas del piso o piedras en el acceso, faroles y de la elección de las plantas; la puerta, nuestro acceso al interior de la casa, es muy importante. Por ser la primera impresión para nuestros invitados, tenerla pintada con el tradicional color café o simplemente barnizarla dejando ver el color marrón y veta de la madera, hoy, es lo más aburrido que hay, porque existe una variedad infinita de colores y tonos sorprendentes. No solo por la idea de modernizarse sino también para darle vida a tu casa, elegir un color alegre, distinto, innovador y quizás atrevido puede causar muchos aplausos y, de alguna manera, demostrar carácter de quienes la habitan.

¿Porqué no cambiarla a un verde olivo? Como se utiliza la mayoría de las casas en la elegante zona de los Cotswolds de Inglaterra, o pintarla de rojo intenso para darle carácter, como las pintan en varias de las casas en Londres.

Hay una gran lista de tonos azules que se usan en distintas partes del mundo, imagínate las islas griegas donde todas las puertas son azules, llamativas, y contrastan fuertemente con las construcciones blancas. O en la costa francesa, llamada costa azul por el color del mar y razón por la cual en todo el mediterráneo, usan el azul en sus puertas, ventanas y persianas. Quizás te parece ponerlo un color más intenso y cálido en los tonos guindas que se ven en esas casa de ladrillos a las afuera de Manhattan. O te inclinas por los turquesas o calipsos como se usan en Marruecos

Los tonos anaranjados, amarillos y rosas, para los más atrevidos, se ven en las coloridas casas de Cartagena de Indias que acompañado por las flores en sus balcones, el verde de su vegetación y el clima caribeño se ven perfectas. En Holanda donde la mayoría de las puertas es dividida al medio, en dos hojas como puertas de establo, una interesante tradición que se remonta al siglo XVII, actualmente son pintadas en los colores más increíbles que te puedas imaginar, desde amarillas a rosadas, y se ven realmente preciosas. Por otra parte, el clásico estilo nórdico, suave, tranquilo y acogedor prefiere optar por una entrada en tonos grises, beige a tierra , siempre usando colores neutros y lo más sofisticado es laquearla blanca. Estos países del norte de Europa, donde predomina siempre la sobriedad y la simpleza es otra razón para asegurar que, bien es dicho está, que «el color de tu puerta representa tu estilo y la dinámica de tu familia». No es malo ni aburrido que sea en la gama de los blancos y beige, también es una excelente idea porque es un aire liviano, fresco y moderno y siempre ha sido elegido en las puertas de los departamentos cuando vives en un edificio. El toque chic y de elegancia se lo damos pintándola de negro laqueado y es gran opción para los más tradicionales.


H E R R A J E S


Cambiar los herrajes, las cerraduras, las manijas, los números y las manillas o picaportes para tocar la puerta son una excelente idea también para decorar y hacer un gran cambio en tu entrada, puede darle un aire renovado o de modernidad y acentuar el color, como también darle un diseño que quizás antes nunca tuvo. Así mismo, los accesorios alrededor de la puerta también son importantes, las luces, los faroles, macetas, los colores de estas y las plantas que van dentro es un conjunto de cosas que tiene que tener armonía entre sí.


C O L O R E S


Entonces ¿cuál es el mejor color para tu puerta? ¿Cuál te representa mejor? Estuve leyendo y encontré un montón de sinónimos y relaciones con los del color de tu puerta y el tipo o estilo de casa. Lo resumí en:


NEGRO. Cuando cruzas el umbral del negro estas entrando al orden y control. La elegancia adorna el estilo interior todo está en su lugar adecuado.

BLANCO. Líneas limpias, puras que inician la llegada a una casa simple y organizada.

CAFÉ. Al igual que las puertas de madera indican que son cálidas, confiables y estables.

ROJO. Una casa hospitalaria, que da la bienvenida a sus invitados y los invita a vivir plenamente.

AZÚL. Es el color del cielo y del océano. Disfrutan de la paz y valoran la verdad.

AMARILLO. Creativa, actitud positiva, alegre y jovial.

VIDRIO. Mente abierta, amigable, extrovertida y que no escondes nada.

VERDE. Valores tradicional, buenos en las finanzas ya que el verde se relaciona con dinero.


Usamos el color para expresarnos, en nuestra ropa, en nuestra decoración, en nuestras elecciones y esta está vinculado psicológicamente con nuestra personalidad, por eso mismo nuestra puerta de entrada también debe representarnos.

Sin duda es una de las formas más rápidas y económicas de actualizar tu casa. El cambio de imagen que querías, esa renovación que tanto esperabas puede ser mucho más fácil y simple. Una puerta atractiva a la mirada desde afuera es puro estilo. ¡Aplícale color!

Menu cerrar
DIRECTORIO
Tiendas Servicios Artes
Mis favoritos Mis favoritos